Portada

sábado, 29 de diciembre de 2012

Año 25, es la hora de la serpiente

Feliz de estar de nuevo con ustedes, en este momento de celebraciones.

Diciembre es así: confuso. Por aquella humana debilidad de buscar finales del camino para hacer evaluaciones y tomar fuerzas para volver a comenzar, diciembre es aquello, sumado a otros tanto aditivos de por aquí y por allá. En realidad, es casi imposible concentrarse en aquello del principio y el final cuando tantas cosas y tan rápidamente pasan rozando el brazo.
El Emperador y la Emperatriz
Hay mucho en qué pensar. Cuando comience 2013 también se iniciará el año 25 en el Japón, es decir, 25 años desde que Akihito es el Emperador de esta nación. Esto sucederá 8 días después de que cumpliera los 79 años y de que el país siga dando muestras de un profundo respeto. No olvidarse que Japón es el único país del mundo en donde existe la figura del emperador y, según se ve en la calle, seguirá siendo así por tiempo.
Los ideogramas de serpiente (se lee "jebi")
Luego de terminado el año del dragón (que lo reseñamos hace algo menos de un año -aquí-), es la hora de entrar en la órbita de la serpiente. Si bien los chinos, inventores del calendario, darán el inicio a esta nueva fase el 10 de febrero, para los japoneses sucede el mismo primero de enero.
Quedó consignado hace un año la manera cómo los japoneses celebran las dos fechas más importantes de su calendario: el onomástico del Emperador y el año nuevo (aquí).
Por ahora es buena idea darse una vuelta alrededor de la serpiente: es considerado un animal sagrado, hace cosas buenas y trae buena suerte; está relacionado con la sabiduría.
La serpiente en un manga japonés
Según la percepción japonesa, la serpiente (los ideogramas de pueden leer como "jebi") tiene una muy llamativa facilidad para aprovechar el poder de la mente (los místicos dirían que existe un aprovechamiento de las facultades paranormales y psíquicas).
Sobre todo durante su año estará más claro que nunca el sexto sentido, la capacidad de asimilar los flujos de energía y comprender sus tendencias. Confían en sí mismas hasta niveles que, para nosotros los normales, puede llegar a ser osadía.
La serpiente emplumada maya
Si la serpiente por naturaleza tiene bien desarrollados los sentidos, en su año existe cierta amplificación. Se cree que esa especial sensibilidad es proclive para creadores en general, pero no hay persona que no sea un creador en potencia, así que es mejor estar alertas a los sonidos que se escucha, los del peligro, los del futuro, los del viento, los sonidos del silencio. Todas son señales de que el universo se mueve.
La serpiente es importante en todo el mundo, pero con diferente percepción y hay una muestras de que oriente y occidente ve el mundo con los ojos cambiados. El dragón es una fiera mutación de la naturaleza que hay que destruir según la creencia de occidente, mientras que en oriente de busca con desesperación su compañía.
En China la serpiente es una entidad protectora y en India es simbolizada por el dios Shiva. En Mesoamérica también eran veneradas por gran parte de las culturas indígenas que allí florecieron. 
¡Caramba! Tenemos material para otros meses de petulancia mística colectiva: los mayas adoraban a la serpiente emplumada y comienza ya mismo el año de la serpiente. ¿Será una coincidencia? Ahí les dejo la idea para un negocio millonario que aprovechará la "inocencia" de los seres humanos.
Pero vale, entre los aztecas la serpiente emplumada lleva el nombre de Quetzalcoatl, mientras que en el mundo maya se le conoce como Kukulcan. Pero, en América los cristianos relacionan a la serpiente con el demonio, la autora del pecado original y la fuente de todos los males.
En la cultura nipona, la creencia es diferente. Las serpientes están fuertemente relacionadas con las aguas, el mar y los ríos, pero sobre todo con las mujeres y con el concepto dual del bien y el mal. Es decir, existen serpientes benéficas y maléficas. Pero una de las características que diferencian el pensamiento local es de la mujer que se convierte en serpiente.
Lo dicho, hay mucho de qué preocuparse en este fin de año. Pero para bajar sus niveles de ansiedad, ahí les dejo con un abrazo lento y unos saludos largos, para que disfruten de la quietud que nos ofrece el futuro.

Les veo el año que viene.