Portada

miércoles, 8 de agosto de 2012

かきくけこ

Mis respetos para ustedes.

Estaba en uno de esos intercambios de mensajes electrónicos típicos de cómo estás y qué hay de bueno y qué has hecho con David Molina. Buen tipo el David y buena pregunta la que me hizo: ¿cómo son los teclados de las computadoras en Japón?
Valga decir que David es un tipo que tiene la capacidad de lograr conclusiones increíbles en base a análisis econométricos. Los números en sus manos se vuelven relativos. Es decir, las fórmulas vuelven a los números relativos. Creo que la afirmación es otra, con él aprendí que se puede lograr casi cualquier resultado numérico cuando se hace la pregunta correcta. Los modelos econométricos son maravillosos para eso y David se la sabe todas.
Pero bueno, en su mente entrenada para resolver problemas no podía imaginar cómo era el teclado de una computadora japonesa. Responder esta pregunta significa, al mismo tiempo, tratar de explicar la complejidad del japonés. Pero haremos el intento.
Como se ha dicho ya en Llamingosan, en el artículo "Analfabeto o ignorante, o ambas" este es un idioma muy complejo, tanto que se ha vuelto simple. Lo difícil está en saborear, morder y tragar esa complejidad para digerir la simple y pura sustancia.
Vamos a ver. El japonés está compuesto por dos alfabetos y un lista de caracteres ideográficos, los ideogramas. Los alfabetos son representaciones fonéticas de las palabras. Los ideogramas son dibujos que representan ideas.
Los dos alfabetos "fonéticos", hiragana y katakana, tienen la misma estructura: 5 vocales (a, i, u, e y o) y 41 sílabas, para un total de 46 signos fonéticos.
Las sílabas son, por ejemplo, las que forman el título de este artículo. En español son ka, ki, ku, ke y ko).
Las teclas de las computadoras tienen esas 46 teclas y en cada tecla está impreso el signo fonético en hiragana. Para escribir en katakana es necesario ir a la poco usada tecla de caps lock. Los ejemplos ayudan y salvan vidas:
ひらがな。De esta manera se escribe la palabra "hiragana" en hiragana.
カタカナ。De esta manera se escribe la palabra "katakana" en katakana.
El teclado de una computadora japonesa se ve más o menos así:

La hiragana es una escritura que nació de manos de las mujeres. Cuando se introdujo la escritura china al Japón (los kanji), las mujeres estaban prohibidas de aprender a leer y a escribir. Entonces se inventaron una manera de representar los sonidos. En el ejemplo anterior se nota con mucha claridad que "hiragana" tiene un trazo redondeado, armonioso, sutil, suave.
La katakana, sin duda, es ruda y masculina, se introdujo siglos después para darles una escritura japonesa a palabras extranjeras. Para precisar, a aquellas palabras extranjeras que nombraban a cosas que no eran japonesas. Ejemplo: los japoneses no duermen en camas sino en un futón colocado sobre el tatami, de manera que cuando llegaron las camas, adaptaron el anglicismo bed a su propio estilo y cama se dice bedo (ベド).
¿Y qué con los kanji? Kanji es el nombre de los ideogramas. Se calcula que existen más de 50.000 pero, como el vocabulario español, hay muy pocos que conocen siquiera la mitad de ellos. Es usado siempre y por todos. ¿Cómo hacen las computadoras para dibujar esos trazos? Miren ustedes como se escribe oso en kanji: 熊。Piensen en la computadora trazando ese dibujo.
La salida es la siguiente: se escribe oso en hiragana (くま) y se presiona la barra espaciadora. Aparece una lista de todas las palabras relacionadas y se escoge la que convenga.
Luego viene la siguiente duda, que no me la dijo David pero que en la noche le aparecerá, de seguro: ¿y los teléfonos inteligentes? Tienen 9 teclas principales. Lo visible es la tecla de "ka" (か) y si se la mantiene presionada aparecen todas las combinaciones fonéticas con "k", como el título de este artículo: ka, ki, ku, ke y ko (かきくけこ).
La foto que viene a continuación es bastante clara. Está escrita la palabra montaña, yama (やま). Se despliegan automáticamente tanto las palabras en hiragana y katakana cuanto los ideogramas de kanji (山).
La última preocupación de David fue si el japonés es más largo de escribir que el español, si se demora más. Por su estructura gramatical, el japonés termina por ser más simple que el español. Según estudios locales, un libro escrito en japonés que tenga 100 páginas, alcanzará en 150 páginas en inglés  y 200 en español.
De manera que la respuesta es no, no es más lento y seguramente es más rápido. Apenas sepa más sobre el japonés les cuento, pero para eso faltan bastantes meses. Por ahora, el desarrollo de mis destrezas están en manos de dos profesoras, Akiyama sensei y Ansai sensei. Ellas tiene que lidiar con este llamingo que apenas ha logrado seducir al español y estar vivo al final de unos revolcones de antología.

Ya regreso, permiso.